Qué significa ser una empresa sostenible.

Con la sostenibilidad en la cima de las tendencias mundiales y pocas regulaciones controladas, empresas se auto etiquetan como corporación sostenible, en muchos de los casos, sin sustento. Ser una empresa ambiental y social es mucho más que utilizar cajas de cartón o un empaque que afirma no soy una bolsa de plástico en letras neon. Conlleva transparencia, autenticidad y compromiso real con las personas y el Planeta. 

La Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo definen la sostenibilidad como la satisfacción de las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades. La clave es el balance y la planeación a largo plazo. Consta en tres pilares que buscan el equilibrio entre sí. El desarrollo económico, el desarrollo social y la protección del medio ambiente. 

En el año 2015 la ONU aprobó la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible buscando que sociedades y países mejoren sus practicas y opten por alternativas que mejoren la vida de todos sin excluir a nadie. Esta agenda mundial se compone por 17 objetivos que incluyen la lucha contra el cambio climático, la igualdad de géneros, la urbanización democrática y la eliminación de la pobreza. 

Con esto en mente, una empresa realmente sostenible, es aquella que crea valor social, ambiental y económico a largo plazo sumando a un bienestar y crecimiento auténtico para todas las generaciones. Una empresa responsable que pone como prioridad el desarrollo de su comunidad y de la naturaleza antes que, pero sin excluir, las ganancias económicas. 

Estas organizaciones integran en sus objetivos, estrategias y toma de decisiones la sostenibilidad. Comprenden que aunque es esencial tener un beneficio y crecimiento económico, no es su única razón de ser. Utilizan sus recursos para aprender del pasado, innovar en el presente y crecer hacia un futuro prospero para todos, no solo algunos. 

El Desarrollo Sostenible en una empresa es algo imperativo. El Planeta ya no va a esperarnos más. Es imposible ignorar que las generaciones más jóvenes están influenciando el mercado por su preocupación por el medio ambiente y por eso, es importante saber distinguir entre una empresa con objetivos genuinos y el marketing. 

Cuando tengas duda, investiga un poco de la empresa y busca que tomen en cuenta las siguientes verticales:

Sustentabilidad

Cuidar el uso de recursos naturales para no contaminarlos o explotarlos durante sus procesos de producción y distribución. 

Social

Genera empleos justos y un ambiente de desarrollo para quienes colaboran con la marca.  

Económico

Sus productos generan una utilidad tanto para quien lo compra como para quien lo produce.

Circularidad

Rompe con el ciclo lineal de hacer, usar y desechar, planteando un diseño ecológico que siempre se pueda reutilizar para eliminar por completo su huella ambiental.

Objetivos a largo plazo

Buscan crear un cambio sistemático con sus valores éticos y ambientales, para generar un impacto tangible a través del tiempo. 

Foto de portada e imágenes por WOLF SILVERI

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.