Sistema B: el éxito a través del bienestar de la sociedad y el medio ambiente

Sistema B es un movimiento que promueve formas de organización económica que puedan ser medidos desde el bienestar de las personas, las sociedades y la Tierra. ¿Cómo? Apoyando a las empresas que forman parte de esta propuesta, denominadas “Empresas B”, a construir ecosistemas favorables para solucionar problemas sociales y ambientales. 

Esta organización impulsa a empresarios, inversionistas, líderes de opinión, academia y actores de mercado a ser exitosos y resolver grandes necesidades. En otras palabras, a que el cuidado de las personas y del ambiente sea tan importante como el beneficio económico, midiendo así un triple impacto.

El Movimiento B, nace en América Latina en el 2012, y 4 años después se vuelve global estando presente en Norteamérica, Europa Continental, Reino Unido, África y Australia. De las más de 2,200 empresas B en el mundo, actualmente 64 de ellas son de México. 

Las empresas B se caracterizan por:

1.     Tener como propósito crear un impacto en la sociedad y en el medio ambiente

2.     Cambiar los estatutos, donde los intereses de accionistas no sean solamente financieros

3.     Operar con altos estándares de gestión y transparencia, alineados a una certificación

4.     Ser parte de una comunidad global, al sumarse a una declaración de interdependencia

Pero, ¿cómo ser una empresa B?

A través de una certificación en donde se revisan a detalle los diferentes aspectos de la empresa en cinco áreas: Gobernanza, Trabajadores, Clientes, Comunidad y Medioambiente. 

El primer paso para obtener esta certificación es realizar una evaluación del triple impacto, la cual es totalmente gratuita y confidencial. Para continuar con el proceso, la empresa debe obtener al menos 80 puntos en total. Para ser elegible, Sistema B considera importante medir no solo los impactos positivos, sino también los negativos por lo que es necesario además, completar un cuestionario de divulgación para revisar antecedentes.

Posteriormente, las empresas se preparan para la verificación y dependiendo de la complejidad de la empresa, en un lapso de 2 a 6 meses, se realiza la verificación con B Lab.

Aunque la evaluación inicial no tiene costo, existe un fee anual de certificación, que se calcula según la facturación anual de la empresa. 

Como extensión al Sistema B, existen opciones para emprendedores, para empresas públicas y multinacionales, así como programas personalizados. Una de estas extensiones es para emprendimientos con menos de 12 meses de operación, existe el Sello de Empresa B Pendiente que dura un año, mientras esperan la certificación de Empresa B. 

Por otro lado, el programa Camino+B facilita un proceso de diagnóstico para empresas que desean comprender a profundidad sus impactos sociales y ambientales, para así direccionar a la organización a una economía más sustentable. 

¿Por qué ser una empresa B?

Primero que nada, permite generar alianzas comerciales atractivas, y da oportunidad a la empresa de posicionarse mejor al diferenciarse de otras. Además, se logra ser más transparente en la forma de operar, y al mismo tiempo protege la misión de la empresa.

Por último, pero no menos importante, aumenta el impacto positivo de la empresa de manera sostenible. Así, las empresas pueden hacer lo correcto por hacer lo correcto.

Imágenes cortesía de Sistema B
Texto Laura Ahumada

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.