Reforestando los pulmones de la ciudad

“Aquellos que mueven montañas comienzan moviendo pequeñas piedras.”

La Ciudad de México es una de las urbanizaciones con mayor densidad poblacional del mundo y de las más contaminantes del país. Por otro lado, cuenta con aproximadamente 44 barrancas las cuales funcionan como los pulmones de la ciudad. Una de las 27 barrancas de la CDMX decretada como Área de Valor Ambiental, La Barranca de Tarango, fue la sede de la primera reforestación virtual de la empresa Mexicana, Ectágono.

Ectágono surge como hobbie en 2015 buscando volver sostenible las áreas verdes de la CDMX sobre todo las barrancas que se han des dignificado como espacios inseguros y transformado en vertederos de residuos urbanos. Recuperar el equilibrio entre la parte social, ambiental y económica dentro de estos espacios es el objetivo principal de Erica Valencia al dirigir esta iniciativa local. Al reintegrar este balance se crea una conexión más fuerte entre las comunidades y la tierra que les da vida, alimentos y un hogar. Esta vinculación tan importante con la naturaleza transforma por completo la visión y estilo de vida de las personas que forman parte del proyecto.

Hoy, Ectágono es una empresa que se dedica a fomentar estilos de vida consientes y sustentables bajo sus 5 ejes a demás de la creación de programas ambientales para la restauración socio-ambiental de la barranca de Tarango con su asociación civil hermana, Rios Tarango.

HUB Sustentable

Parte de los ejes de Ectágono, es un espacio que funciona como un pequeño oasis auto-sostenible, en donde distintos emprendedores sociales, ambientales, de arte y cultura operan juntos para proponer una nueva forma de co-habitar la ciudad. Dentro de los proyectos se encuentran Sustenta, Apicultura.mx, Tierra Permanente, y Aldea Tonanzin, cada uno, aportando algo diferente a la comunidad con el ambicioso objetivo de desistirse por completo de los recursos externos.

Reforestación

Otro eje de acción es la restauración de las áreas verdes empezando por la Barranca de Tarango. El programa regenera el suelo, planta árboles y trabaja con especies nativas para salvar esta enorme área verde dentro de la ciudad. En un fin de semana promedio, Ectágono contaba con 600-800 voluntarios pero a raíz de la contingencia sanitaria, lanzaron su primera reforestación virtual. En esta actividad, a través de una donación, miles de ciudadanos pueden adoptar un árbol. Con su aportación, no solo se planta vida si no que se le da un seguimiento de 2 años a su plantita para que pueda crecer con todos los cuidados que necesita.

Con las donaciones recaudadas también se crean oportunidades laborales para personas de la comunidad que perdieron su trabajo por la contingencia COVID y para personas en el programa de reinserción social con Reinserta.

Al sumarte a esta iniciativa ambiental, puedes dedicar tu árbol a alguien o a alguna intención. Puedes auto regalarte un arbolito, celebrar un logro, recordar a un ser querido, obsequiarlo a un amigo; sea cual sea tu dedicatoria, estarás formando parte de un bosque lleno de las intenciones de más de 4,000 mexicanos.

Este año, además de miles de voluntarios virtuales y la comunidad de 30 manos reforestadoras, se unieron empresas de la sociedad civil para aportar su granito de arena a esta lucha a favor del Planeta. Entre ellos, Aeroméxico, quienes adicional a su participación en la reforestación de la Barranca de Tarango, buscan mejorar, aprender y accionar su compromiso con el medio ambiente con diferentes iniciativas.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.