Cubre bocas responsables con tu salud, tu comunidad y el planeta

El 2020 ha demostrado ser un año de constantes cambios, retos pero también de aprendizajes. El coronavirus ha transformado el concepto de normalidad para construir una realidad nueva. Parte esencial de este estilo de vida que debemos de normalizar es el cubre bocas, que lejos de ser un accesorio, es una mascarilla higiénica que nos ayudará a salvar vidas.

Existen varios mitos e información que ha cambiado a medida de que salen estudios y recomendaciones nuevas de la Organización Mundial de la Salud. La guía más actualizada de la OMS recomienda el uso de cubrebocas como medida de prevención en la estrategia mundial integral contra COVID19. El uso de ellas debe formar parte de nuestro día a día sin asumir que es nuestra única responsabilidad.

La distancia es la mejor prevención que existe. Como recomendación oficial de la OMS, mantener distancia física de al menos un metro, lavar frecuentemente las manos y seguir evitando tocar la cara y la mascarilla, son de las actividades que podemos hacer como ciudadanos para colectivamente frenar el contagio de coronavirus.

Los 3 tipos de cubre bocas

Existen 3 tipos de mascarillas, cada uno con un propósito y manera de utilizarlos. Las mascarillas médicas o quirúrgicas están hechas de mínimo tres capas de material sintético no tejido y cuentan con capas de filtración. Estas mascarillas se recomiendan para trabajadores sanitarios, personas con síntomas de COVID-19, personas que cuidan a casos sospechosos o confirmados, mayores de 60 años y personas de cualquier edad con enfermedades subyacentes.

El segundo tipo son las mascarillas autofiltrantes como FFP2, FFP3, N95 y N99. Estos cubre bocas están diseñados para personal que atiende a pacientes COVID-19.

Por último, las mascarillas higiénicas o de tela son aquellas que pueden evitar la propagación del virus. Para aumentar la efectividad de este tipo de protección, estos deben cubrir la nariz, la boca y la barbilla y atarse con tiras o lazos elásticos, incluir varias capas y ser lavables y reutilizables.

“La distancia es la mejor prevención que existe. Si no es posible, ¿por qué la tela? Porque las mascarillas quirúrgicas deben ser guardadas para el personal sanitario”,

April Beller, experta del departamento de Emergencias Sanitarias de la OMS.

Cómo utilizar un cubre bocas de tela de manera responsable

Estando conscientes de que el uso de mascarillas de tela no es la opción sanitaria más eficaz si te encuentras en una situación de alto riesgo, si es una medida que puedes utilizar en tu vida cotidiana. Si sumas su uso con medidas de prevención como el distanciamiento social e higiene personal, también estarás ayudando a disminuir la contaminación ambiental causada por el uso excesivo de cubre bocas desechables.

nunca habíamos encontrado un guante o un cubre bocas en el océano, pero es una realidad desde que la gente comenzó a salir de sus casas portando mascarillas. Esto lo comenzamos a ver desde hace un mes y es un nuevo tipo de contaminación”,

LAURENT LOMBARD DE LA ASOCIACIÓN OPERACIÓN MAR LIMPIO.

Si todos usáramos una mascarilla desechable al día, se estarían tirando más de 10 millones al mes segun la WWF. Considerando que un solo cubre bocas tarda más de 400 años en desintegrarse, al inevitablemente acabar en el océano, no solo amenaza a las especies marinas sino a la vida humana.

Al no encontrarte en una situación de riesgo mayor, opta por utilizar mascarillas de tela si necesitas salir de tu casa. Cuando adquieras el tuyo, considera que no todas las telas tienen la misma calidad de filtración. Los materiales recomendados por la OMS son el polipropileno, el algodón y el poliéster.

Aquí te compartimos algunos consejos de la Organización Mundial de la Salud.

Marcas de cubre bocas de tela responsables y sustentables

  1. Amor & Rosas
    Esta marca local de moda ética utiliza los residuos de su producción textil para crear cubre bocas de materiales como poliéster y algodón. En colaboración con comunidades de artesanas en Chiapas, decora las mascarillas con bordados tradicionales bajo un modelo de comercio justo. Cuenta con tamaños para mujer, hombre y niños.

2. Eyes of Calm
Iniciativa social por Operación Calma, con la intención de brindar empleo seguro y justo a talleres locales en tiempos difíciles y de tanta incertidumbre. Los cubre bocas están elaborados con una capa micro algodón y dos capas de polipropileno. Estas mascarillas lavables, se producen en blanco y negro con bordes y elásticos en diferentes colores. 

View this post on Instagram

Eyes are windows to the soul 👁 #WearEyesOfCalm

A post shared by Eyes Of Calma (@eyesofcalma) on

3. The New Denim Proyect
TNDP es un proyecto que nació dentro de un negocio familiar de tercera generación, diseñado para crear textiles sostenibles, uniendo tecnología y ecología en sus procesos de producción. Su principal materia prima es el desperdicio textil industrial, mayormente de fábricas de mezclilla, tejidos de punto, hilaturas y ropa de segunda mano, convirtiéndolos en fibra nueva y telas supra-recicladas. Sus cubre bocas son libre de químicos, colorantes y utiliza un mínimo de agua y energía, creados dentro de una economía circular y regenerativa.

4. MACHINA
MACHINA es una marca de tecnología portátil fieles creyentes de que la tecnología mejorará nuestras vidas en lugar de interrumpirnos, desconectarnos y distraernos. La estética futurista de sus productos llaman a la reflexión de el consumismo normalizado en nuestra sociedad. Crearon mascarillas con impresión 3D y con cada compra, Machina donará dos a Hospital Regional General ISSTE Zaragoza, trabajadores en la zona del Mercado Las Vías en Texcoco y a la iniciativa Caravan with out Borders.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.