sintéticos en nuestras prendas

Ilustraciones Fashion Revolution México

Recientemente el uso de sintéticos en nuestros textiles se ha malinterpretado un poco. En nuestro deseo por reducir todo aquello relacionado con el plástico tendemos a condenar aquellas prendas que puedan entrar en esta categoría. Pero la realidad es que la inclusión de fibras sintéticas en nuestras prendas ha representado un importante avance tecnológico. Desde la creación del nylon durante la Segunda Guerra Mundial o la tendencia del activewear en la década de los años 80; el mezclar sintéticos y naturales le permite a nuestra ropa adaptarse a nuestras necesidades. 

El problema del uso de fibras sintéticas en la moda se dio a partir del abuso. El integrar este tipo de materiales redujo el tiempo de producción y costo, lo cual aumentó la oferta. Esto ocasionó también que fuera más fácil desechar y reemplazar nuestra ropa. Pero para darnos una idea de la cantidad de sintéticos en nuestro closet, en promedio entre el 60-70% es o está compuesto de poliéster, derivado del petróleo. 

En nuestro Julio sin Plástico, hablamos con Natalia Silva de Long sobre cómo tratar de manera responsable estas prendas, para así ocasionar el menor daño posible. 

Empecemos por el momento de la compra, ¿de verdad necesitas esa prenda nueva?. Es muy importante ser sinceros y sólo adquirir cosas que realmente necesitemos. De ahí es importante leer las etiquetas, así conoceremos cuales son los materiales que componen nuestra ropa y cuales son los cuidados necesarios. Si deseamos reducir el consumo de plásticos, podríamos preferir aquellos que se componen en su totalidad de fibras naturales. Si esto resulta difícil, se puede optar por aquellos que tengan una mayor composición de materiales naturales. 

Otro tema reciente son los microplásticos al momento del lavado. Se estima que una prenda puede llegar a liberar hasta setecientos mil partículas plásticas al momento de lavado. Aquí entra también nuestra responsabilidad al momento de leer las etiquetas. Podemos separar aquella ropa con compuestos sintéticos y lavarla con avances tecnológicos como las bolsas o las bolas que atrapan estas partículas. Las mismas se pueden desechar en la basura con los compuestos inorgánicos. El objetivo es que no lleguen al mar. Actualmente existen grandes marcas de electrodomésticos que se preocupan por el tema y se encuentran desarrollando equipos que incluyan un filtro que se encargue de este problema. 

Aquí Natalia cree la importancia de no buscar sólo soluciones en la producción y el desecho, sino también en el cuidado de vida de una prenda. Desde los diseñadores de moda hasta las empresas de electrodomésticos, se debería pensar en cómo aportar una solución al problema antes de que aparezca. Por ejemplo, si perdiste un botón de tu camisa del uniforme en tu infancia, lo más probable es que ese botón siga existiendo; no importa cuando leas esto. Aquí debemos preguntarnos si no podría existir una alternativa para evitar el uso de plástico en este momento en específico. 

Por último, pensemos en el desecho. En muchos de los casos es difícil reciclar los textiles ya que se encuentran en composición entre fibras naturales y artificiales. Lo ideal es dar el mayor uso posible a nuestras prendas, cuidarlas y si llegan a tener alguna imperfección, intentar arreglarlas. Si aún así no se desea conservar esa prenda, tal vez podamos encontrar a alguien que la necesite. O bien, hagamos alguna intervención que nos permita usarla como algo más. Tal vez puedes hacer trapos para limpieza, fundas, o alguna manualidad. La idea es evitar a toda costa que llegue a la basura. 

El uso de sintéticos es una alternativa que puede facilitar de gran manera nuestra vida diaria. Pero el abuso y uso irresponsable de los mismos pueden ocasionar un gran daño al medio ambiente. Seamos conscientes de nuestra compra desde el momento de su elección. Démosle los cuidados necesarios para que logre su óptimo tiempo de vida y veamos la manera de evitar su desecho.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.