¿Qué es el Greenwashing?

Erroneamente, la sostenibiliadad se ha percibido como una tendencia desde hace algunos años. Las empresas, chicas y grandes, no consideraban la ecología como algo suficientemente importante para invertir esfuerzos y dinero. Pero desde hace 1 año aproximadamente, el mundo de los negocios se empezó a percatar del poder tan grande que tiene el activismo colectivo. Se dieron cuenta que la sostenibilidad va muchísimo mas allá de una “moda” o una campaña de marketing temporal llena de greenwashing. La sostenibilidad es un imperativo para nuestro futuro como humanidad y para cualquier tipo de empresa.

Poco a poco, el ser eco-conscientes se ha vuelto una prioridad enorme para la generación millenial y centenial, la cual llevan de manera directa a sus compras. Para los jóvenes, la sustentabilidad y la ética es un estilo de vida. No es algo que mágicamente van a olvidar, o que va a pasar a la historia como una lucha más que tuvieron que dejar atrás. El cuidar del planeta es sinónimo de tener un futuro. Así de simple.

Teniendo esto en mente, hay empresas que aún creen que pueden flotar en la superficie, creando empaques de color verde repletos de hojitas y anuncios de cualquier celebridad cosechando frutas frescas para engañar a sus consumidores. Porque eso es un engaño, una mentira que creen poder usar para manipular y aumentar ventas. Para comprender qué es el greenwashing, es necesario explorar las motivaciones detrás de estas campañas y porqué llegan a ser contraproducentes.

¿Qué es la eco-ansiedad?

Este término es la motivación más grande del greenwashing. La eco-ansiedad se refiere al miedo al daño ambiental y a causar un desastre ecológico. Es una sensación de estrés que viene de la consciencia del estado actual del medio ambiente inducido por la humanidad, sumado con una urgencia por actuar para revertir este daño y asegurar un mejor futuro.

Este fenómeno es muy común en los jóvenes, especialmente en la generación Z, quienes en su mayoría son víctimas de la eco-ansiedad por su sobre exposición a la información. Habiendo crecido en una realidad tecnológica, este grupo es de los más informados de la historia. Si no saben de algún tema, con un simple click, tienen a su alance todo lo que necesitan para tener una postura sólida. Es por esto que han llegado a revolucionar todo. Como pensamos, gobernamos, actuamos, consumimos, producimos e interactuamos. Las generaciones Y y Z lejos de quedarse con esa sensación de ansiedad, la utilizan como motor para hacer cambios inmediatos en su estilo de vida.

¿Y eso qué tiene que ver con Greenwashing?

Entendiendo la urgencia que invade a la sociedad actual por crear un cambio tangible en sus hábitos de consumo, existen muchas empresas que toman esto como una oportunidad para aumentar sus ventas y “ganarse” eco-puntos por aparentemente sumarse a la preocupación de sus consumidores por el futuro del Planeta.

Aquí es donde sucede el famosísimo greenwashing. Este término es definido por ser el proceso de transmitir una falsa impresión o proporcionar información engañosa sobre cómo los productos de una empresa son más ecológicos. Es una afirmación sin fundamento para engañar a los consumidores haciéndoles creer que lo que están consumiendo fue creado con procesos sustentables por una empresa responsable.

Algunas herramientas de mercadotecnia que se utilizan para hacerte creer que estas apoyando al planeta comprando productos que hacen lo opuesto son:

  • Crear empaques de color verde utilizando imágenes de la naturaleza.
  • Utilizar palabras como natural, orgánico, biodegradable, compostable, verde, ecológico sin fundamentos, para captar tu atención.
  • Lanzar una colección cápsula con “materiales sustentables”
  • Esconder, omitir o ser ambiguos con la información del aspecto que supuestamente hace que su producto sea ecológico.

5 tips para evitar caer en greenwashing

Es fácil caer en esta trampa verde y siendo la sostenibilidad una “macro tendencia” global actualmente, vas a encontrar más y más casos de greenwashing por todos lados. Como consumidores conscientes, es difícil no sentir impotencia al confrontarnos con este esfuerzo mediocre y engañoso. Por esto, te compartimos 5 tips para asegurarte de que tu producto ecológico si será benéfico para ti y para el Planeta.

Tyler Varsell

1. Conviértete en la policía verde checando los ingredientes de tu producto.

Es común que traten de atraparte con frases como “ingredientes biodegradables” o “materiales sustentables”. Cuando quieras saber más acerca de estos supuestos ingredientes, tu mejor amiga es la etiqueta. Checa la información del producto y cuestionarte. ¿Reconoces estos ingredientes en su mayoría? ¿Existe transparencia de los ingredientes que utilizan? ¿Hay claridad de porqué es ecológico? Normalmente, si la etiqueta es difícil de entender o ambigua, hay algo por ahí que deberíamos de cuestionar.

2. El que nada teme, nada esconde. Busca información sobre los objetivos ambientales de la empresa en su página web.

Busca más información sobre el producto y los objetivos sostenibles de la empresa. ¿La información es ambigua o ambiciosa? ¿Tienen objetivos claros? ¿Hay transparencia de su proceso y progreso en sus acciones ambientales? Es muy claro cuando una empresa esta haciendo un cambio sistemático en su cultura y cuando solamente es una campaña. Trata de apoyar a marcas que tienen un compromiso real.

3.checa si cuentan con Certificaciones que abalan sus procesos.

El greenwashing sigue existiendo porque las leyes ambientales aun son muy nuevas. No es complicado sacarle la vuelta a las pocas restricciones que existen para evitar esta situación. Lo mejor es siempre checar si la empresa cuenta con certificaciones oficiales. Algunas en las que confiamos son Cruelty Free International, PETA, 1% for the Planet, B-Lab, Fair Trade International y Carbon Trust.

4. Conoce si se limpian las manos o trabajan para mejorar desde adentro.

Esta increíble apoyar a proyectos de reforestación, pero esto solo debe de ser una parte pequeña de sus esfuerzos para convertirse en una empresa sostenible. Es importante saber si la compañía se esta transformando para lograr un cambio a largo plazo o solo dona unos centavos a empresas externas para “contrarrestar” su huella de carbono. Este es el famosísimo Carbon offset, que no está mal, pero no es suficiente. Las empresas se deben de hacer responsables por su propia emisión.

5. Conviértete en un experto.

Entre más vayas conociendo, más curiosx seas, menos te van a poder engañar. Empieza a conocer poco a poco qué es lo que hace que un ingrediente sea biodegradable, qué implicación tiene un material orgánico, qué tan eficiente es el reciclaje, cuales son las alternativas que harían una verdadera diferencia. Recuerda que todo esta al alcance de un click. Pregunta, investiga, curiosea y sé el mejor consumidor que puedes ser. Cada peso es un voto. Vota por las marcas y los productos que en realidad quieren unirse a esta revolución.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.