Supermercado sin plástico

En mayo del 2019 el Congreso Local de la Ciudad de México prohibió el uso de bolsas desechables de un solo uso. Esta reforma entró en vigor a principios del 2020 y el cambio más evidente fue en los supermercados. Ahora tenemos que llevar con alguna bolsa reusable o podríamos terminar cargando nuestras compras en brazos. Si bien esta fue una medida que ayudó a una considerable reducción de los desechos plásticos en la ciudad, aún se encuentran demasiados empaques de este material al momento de hacer nuestro super.

Pensemos en nuestra despensa cotidiana: lácteos, carnes, semillas, pasta, tal vez aceite, verduras, frutas, algunas salsas, semillas, productos de higiene personal y cuidado del hogar. ¡Claro! que no se nos olviden los antojitos y lo típico que echamos al carrito justo en la caja. Ahora piensa en ese momento en el que ves cómo la cajera hace desfilar todos tus productos frente a ti. Demasiado plástico, ¿no?.

Si bien ya hablamos de marcas nacionales que nos ayudan a evitar los envases plásticos en nuestro baño, la realidad es que lo más común es ir al super para comprar lo que necesitamos. Es por esto que decidimos hacer el supermercado de una semana para una familia de siete como parte de nuestro Julio sin Plástico

Antes de salir al super asegurate de llevar lo necesario. Para empezar, la ya obligatoria bolsa para cargar tus compras. También considera llevar recipientes como tuppers, contenedores de vidrio, bolsas y de tela o net. Los tuppers te ayudarán mucho al momento de ir a los departamentos de carnes y salchichoneria. Evita comprar los que ya están empaquetados y pide que te coloquen las cosas en tus contenedores. En el caso del jamón, por higiene usarán una delgada película plástica para ponerlo sobre la báscula. Pero no tendrían porqué poner más que eso.

Las bolsas de silicón te pueden servir para el queso y las carnes frías. Este es uno de nuestros #luvtips favoritos. Te recomendamos probar Kestävä, una marca mexicana de soluciones sostenibles en forma de bolsitas super prácticas que a demás puedes meter al refrigerador, al microondas, horno y lavavajillas.

En las verduras prefiere aquellas que no están empaquetadas y usa bolsas de tela o net para agruparlas. Igual si olvidaste llevarlas, en su gran mayoría puedes ponerlas directo en el carrito y en la caja ellos las pesan y cobran. No es lo más cómodo, pero evita el plástico y te hará no volver a olvidarlas. Algo que nos sorprendió fue encontrar que hay varios productos que no vas a poder encontrar sin un empaque de plástico. En estos casos, te recomendamos visitar el mercado local más cercano a tu casa para tener productos más frescos y apoyar a tu comunidad.

Para los productos a granel como pastas o semillas puedes usar tuppers o contenedores de vidrio. En caso de necesitar un producto que no está a granel, como salsas, aceites, condimentos y demás; opta por aquellos de contenedores de vidrio o cartón.

Habrá productos de los alimentos que tal vez no consigas sin plástico: lácteos, cereales, panes y algunos de importación. En este caso opta por aquellos que emplean la menor cantidad de plástico, compra los que tengan mayor capacidad y piensa en aquellos a los que les podrías dar un segundo uso. Un ejemplo de esto es el yogurt, es prácticamente imposible conseguirlo en un contenedor que no sea plástico en el super. Nuestro #luvtip es usar los botes de litro en lugar de los individuales y emplear esos recipientes para otra cosa una vez que consumiste el producto.

En el caso de cuidado para el hogar lo ideal es analizar los ingredientes de lo que sea que necesites en el supermercado. Muchos productos prometen ser ecológicos, pero al momento de leer la etiqueta te darás cuenta que su aportación al medio ambiente es mínima. Lo ideal sería buscar en tiendas especializadas productos de limpieza que puedan comprarse a granel. En nuestro ejercicio preferimos ir a Estado Natural para evitar envases plásticos e ingredientes químicos. 

Por último el antojito. Aquí el autocontrol es importante y lo mejor sería optar por botanas a granel. Esto además de librarnos del envase plástico nos ayuda a llevar una mejor dieta. Tal vez no encuentres buenas opciones en el supermercado, así que esto es algo que puedes sumar a tu lista para hacer en otro lugar. 

Sí, no te vamos a mentir, al principio no será fácil. Te tomará un poco más de tiempo el conocer los ingredientes de tus productos y el ir a más de un lugar para hacer tus compras completas. Pero una vez que lo conviertas en hábito será mucho más fácil, ayudando a tu salud y la del medio ambiente. 

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.