Cosmética y cuidado de la piel libre de plástico

Fotografía por Sofia Treviño
Dirección creativa Mafer Leduc

En nuestra rutina diaria, probablemente después de la higiene personal, esté el cuidado de nuestra piel. Cremas y sueros humectantes, bálsamos labiales y hasta protector solar pueden formar parte de nuestros productos más usados. El siguiente paso al desplastificar nuestra rutina podría ser reemplazar nuestros artículos cosméticos por aquellos por contenedores que eviten este material. 

Al igual que en el caso de la higiene personal, la cosmética produce incontable cantidad de desechos por el tipo de contenedores y embalaje que emplean. Y ahora que tenemos más que claro la dimensión del problema que implica el constante consumo de plástico, debemos también hablar de los químicos que integran este tipo de productos. El triclosán por ejemplo, se emplea como antibacteriano y desinfectante, pero cuando termina en el agua se convierte en un peligroso contaminante. Y ni hablar de los exfoliantes que durante mucho tiempo incluyeron micropartículas de plástico para incrementar su capacidad de limpieza en la piel. 

Si bien podríamos pensar que sólo los ingredientes químicos traen consecuencias ambientales, también existen ingredientes naturales que debemos moderar en el uso. En los últimos años se popularizó el empleo de aceite de palma, lo cual ocasionó una importante reducción de esta especie en países como Malasia e Indonesia. 

Por último, es importante hablar del protector solar. Ahora lo entendemos como esencial en nuestra rutina, dado a las consecuencias que la exposición a rayos solares y ultravioletas podrían tener en nuestra salud. Pero justo resulta que este es uno de los productos más contaminantes en nuestra rutina. La oxibenzona y el octinoxato son dos de los principales ingredientes de este cosmético, los cuales tienen fuertes consecuencias ambientales. Son los responsables de un importante daño a los arrecifes de coral y otras especies marinas, desequilibrando de manera alarmante estos ecosistemas. 

Continuando con nuestro Julio sin Plástico, reunimos cuatro marcas de producción local y con productos libres de plástico que puedes integrar a tu lista de cuidado para la piel. 

Casa Selva

Casa Selva nace en 2016 en las playas de Tulum, donde Alajandra y Luke -sus fundadores- se conocieron. Alejandra tenía inquietud por los ingredientes naturales que se daban en la región y cómo podían emplearse en una rutina de belleza diaria. Fue así como empezó a experimentar en su cocina y terminó por fundar su propia marca de belleza. Entre sus características destaca el empleo de ingredientes naturales y el hecho de ser libre de crueldad animal. También son muy transparentes con sus ingredientes, toda la información aparece de manera clara en sus etiquetas. 

Sus sueros, aceites faciales y tónicos se envasan en contenedores de vidrio, y tanto estos como sus rodillos masajeadores, se empaquetan en material orgánico fácil de compostar. 

Valchini

Esta es otra marca mexicana que nace con el sonido del mar como inspiración. Carlos y Valentina no pretendían iniciar una marca, ellos disfrutaban de sus días surfeando, comiendo, divirtiéndose y disfrutando el sol. En su deseo de cuidar su piel, poder pasar horas en la playa y no afectar el medio ambiente que los rodea, desarrollaron una fórmula que hoy está al alcance de todos. Cuenta con 23 ingredientes naturales la mayoría de origen vegetal entre los que se encuentran aceites, mantecas, minerales y polvos de semillas. Su fórmula garantiza que además de cuidarte del sol, humecta, previene el envejecimiento, restaura células y combate bacterias causantes del acné. 

Puedes aprender más de su receta e ingredientes ingresando a su página web, donde se encuentra de manera desglosada sus beneficios. Asegurando así, la transparencia e información sobre su producto.

Hule

Hule es una marca que integra en su oferta tanto productos de cuidado para la piel, como accesorios los cuales son desarrollados en un esquema de colecciones atemporales. Cada colección está inspirada en conceptos relacionados con el bienestar y la búsqueda de felicidad. Su primera colección se inspiró en el mar, las olas y la vida en la costa. Para su segunda colección el amor propio fue el protagonista y todos los rituales que nos hacen disfrutar de nosotros mismos. Su línea de cuidado personal busca más que cambiar algo en nosotros, potencializar nuestras características. En su oferta puedes encontrar exfoliantes, boost y protector solar. 

Sus productos están hechos a mano en procesos artesanales y están libres de crueldad animal. Además, en sus accesorios se encuentran bolsos y sombreros. 

Ceiba

Esta marca integra en su oferta diversos productos de cuidado personal. Sus empaques son libres de plástico y sus ingredientes son naturales, libres de químicos y crueldad animal. Entre sus productos puedes encontrar bálsamo para los labios, pero que puede funcionar para humectar distintas partes del cuerpo. También cuenta con mascarillas en polvo que al ser mezcladas con algún humectante -manzanilla o crema por ejemplo- se pueden aplicar sobre la piel. 

Su bloqueador solar tiene una textura líquido-cremosa y puede ser usado tanto en cara como cuerpo. Su ingrediente activo es el óxido de zinc y es biodegradable y libre de fragancias.

AgaveSpa

Adriana Azuara funda esta marca después de quince años de experimentar con las propiedades del agave azul. Este ingrediente -popular por ser la base del tequila- es el común denominador en todos los productos de la marca. Sus recetas se inspiran en la herbolaria tradicional mexicana y buscan rescatar esta tradición. En su oferta puedes encontrar productos para rostro, cuerpo, desinfectantes y aromaterapia. Y es que tal vez este último punto es lo último que venga a nuestra mente cuando hablamos de cuidado personal. Pero el contar con un agradable aroma en nuestro ambiente puede influir en nuestro estado de ánimo y salud. 

En su página puedes encontrar aceites esenciales, sales para tina y accesorios como difusores. 

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.