5 marcas latinoamericanas de moda Genderless

Durante muchos años la vestimenta se ha ligado directamente con los roles de género. Los colores, tipo de prendas, accesorios y estructuras se han relacionado directamente con lo masculino y lo femenino. Pero con la generación Z al frente de las tendencias, ¿qué significa para una marca de moda continuar una estructura binaria? En Latinoamérica algunos diseñadores de moda comienzan a apostar por una propuesta genderless. 

Y si bien en las sociedades de la región aún predomina un pensamiento que busca dividir la moda en masculino y femenino, estas marcas apuestan por un diseño más allá de géneros. Todo esto sin perder las técnicas, materiales, estética y producción característicos de la región.

Guillermo Jester | México

Guillermo Jester es un diseñador con base en Chiapas donde produce su marca homónima inspirada en la indumentaria tradicional indígena. El 80% de sus textiles provienen de telar de pedal o cintura hechos en colaboración con artesanos de la región bajo un esquema de comercio justo. Las piezas que forman parte de su colección anual, son limitadas y se realizan sólo sobre pedido. Guillermo es un artista que expresa verdadera diversidad de la cultura mexicana en cada detalle de sus obras. Los teñidos naturales, telas artesanales y visuales inclusivos son claro ejemplo de una marca de moda auténticamente bella.

Guido Vera Chile | Chile

Guido Vera es un joven diseñador originario de Chile. Su interés por la moda comenzó ya que tenía que mandar a hacer prendas que pudiera usar por su talla. Tiempo después decidió incursionar en el estilismo, posicionándose con un blog que le permitía explorar temas de identidad y expresión a través de la moda. Sus piezas se confeccionan en el país con materiales locales fiel a su filosofía de moda vegana con propuesta heredable; una oda a la alta costura y las siluetas genderless.

Sophia Lerner | Perú 

Esta marca homónima fue fundada en el 2016 cuando la diseñadora finalizó sus estudios profesionales. La mezclilla es un constante en sus piezas, mientras también trabaja con técnicas como teñidos artesanales, bordado, shibori, patronaje 3D y tejido de punto, logrando que uno de los distintivos de la marca sean los diseños experimentales. La materia prima procede de países como Brasil, Colombia y Perú, y la producción se realiza en su totalidad en el país. Las piezas únicas se confeccionan en el taller de la marca mientras que las que son en serie se trabajan en talleres aliados apoyando la comunidad local.

Anacê | Brasil 

Fundada por Ana Clara Watanabe y Cecília Gromann en la ciudad de São Paulo, presentó su primera colección en el 2019. Las piezas diseñadas sin pensar en roles de género, se caracterizan por telas con lúdicos diseños gráficos en vivos colores y la reinterpretación de la sastrería. Los insumos y producción son locales, centralizando la confección de las piezas en un taller familiar encabezado por Caulina Rodrigues. Sus campañas hablan a la generación Z, resaltando la diversidad y la libertad de expresión. Las piezas se intercambian entre modelos reforzando su estilo genderless y narran historias en planos físicos y digitales. 

p a p e l ( de punt☻ ) | Colombia

Lleva su nombre por la técnica que la caracteriza, el tejido de punto. Este se produce de manera industrial pero los acabados se dan a mano por artesanos del Chocó, Guajira y Nariño. El algodón es parcialmente reciclado y se mezcla con fibras de España, Turquía y Perú, aunque la producción es netamente colombiana. Sus diseños genderless son divertidos e irreverentes, resultado de una mezcla de una antigua técnica, acabados artesanales pero llamativos patrones gráficos. Prometen durar una vida. Claro, con los cuidados necesarios.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.