Diarios de confinamiento, la nueva colección de alejandra de coss

El confinamiento a partir de la pandemia nos lleva a reflexionar sobre nuestra vida diaria. A lo largo de estos meses aprendimos a lidiar con la soledad, a valorar lo cotidiano y planear de manera responsable nuestros siguientes pasos. Extrañamos acciones tan simples como el contacto físico y el mundo se empieza a preocupar por el origen de la ropa que visten. Diarios de Confinamiento es la colección otoño/invierno 2020-21 de la diseñadora Alejandra de Coss, la cual explora estos puntos.

El trabajo de Alejandra se caracteriza por el compromiso y esfuerzo por lograr colocarse como una marca sustentable e independiente en México. Esto puede representar un verdadero reto dado lo limitados que pueden llegar a ser los materiales locales. La diseñadora busca en sus piezas no generar desperdicios, por lo que sus producciones son pequeñas. 

La marca se encuentra en constante autoevaluación de sus procesos para garantizar el compromiso antes mencionado. Desde diseños atemporales que no den caducidad a las piezas, hasta el origen de los materiales, la calidad de vida de quienes colaboran y hasta el empaque para entregar las prendas.

Diarios de Confinamiento

Para su nueva colección, Diarios de Confinamiento, Alejandra de Coss se inspira en los diferentes estados de ánimo que han llegado durante estos días en casa y cómo se manifiestan a través de la música, el ambiente y la luz. A esto agrega un compilado de frases del filósofo francés Jean-Paul Satre que nos ayudan a reflexionar sobre el momento que estamos viviendo.

Sobresale en la colección el textil tradicional de la región de Chamula, Chiapas, el cual se empleó en algunas prendas. Este fue desarrollado por una familia de la localidad que durante generaciones ha trabajado la lana en telar de cintura. Este mismo textil se agrega a las piezas mezclando algodones y lanas de deadstock locales. 

Algunas piezas de la colección son un maxi pantalón, que puede ser usado como jumpsuit, de algodón, además de prendas sastreadas y deconstruidas. Destacan detalles de manos bordadas y realzadas, inspiradas en la obra del artista Dan Stockholm quien relaciona el tacto directamente a sus procesos creativos. Este poderoso simbolismo recuerda que si bien estamos en un momento donde el contacto humano falta, las prendas están para abrazarnos.

La colección se inspira, produce y comercializa en el contexto actual. Este confinamiento no influyó sólo en la inspiración sino también en las acciones comerciales de la marca. Una de las principales preocupaciones para Alejandra de Coss es la cantidad de personas que necesitan ayuda inmediata durante la pandemia. Unió fuerzas con Comidas Solidarias para donar un porcentaje de las ventas y poder llevar alimento a personal médico y familiares de enfermos en centros de salud.

P. ¿Qué opinas de la situación global actual?

R. Creo que ha sido un parteaguas que ha generado un espacio de reflexión nunca antes visto, en el que no podemos regresar al punto en el que nos encontrábamos. Me mantengo positiva y espero que de todo esto salgamos fortalecidos, más humanos y con mucho aprendizaje. Ante toda tragedia hay una oportunidad.

Para esta campaña, la producción estuvo a cargo de Izack Morales y tuvo como modelo a Helena Lu, quienes se encuentran en confinamiento juntos. El resultado es una historia que narra la cotidianidad desde el hogar. 

Las piezas están disponibles en el sitio web de Alejandra de Coss bajo pedido.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.