PLASTIFICANDO NUESTROS OCEANOS

En colaboración con: Paula Argüello Robelly

Nuestros océanos están en crisis. Es difícil ignorar la problemática global que vivimos alrededor de nuestro consumo de plástico. Estemos donde estemos, es triste siempre encontrarnos con el mismo paisaje donde visiblemente es claro que estamos destruyendo a nuestro Planeta. Playas llenas de popotes, botellas de plástico, basureros con montañas de ropa sintética y empaques desechables. Hemos invadido a la naturaleza pensando que somos invencibles. Ignorantes y ciegos al impacto que tienen todas nuestras acciones en nuestro hogar.

Aunque la lucha en contra del consumismo masivo y la contaminación ambiental ya lleva 50 años, parece que apenas ahora es cuando nos empezamos a dar cuenta de la destrucción que causamos con nuestros hábitos. ¿Porqué hasta ahorita? Es simple. Ahora es cuando lo vemos, lo sentimos, lo vivimos. Es difícil escaparse de un problema que ves en la calle cuando sales a caminar, cuando vas de vacaciones y entras al mar para encontrarte con basura flotante que te da un golpe de realidad. Pero para que estemos viviendo de primera mano esta invasión, es porque el problema ya es tan grande, que no se puede esconder en terrenos baldios o en islas en el medio del océano. Nuestra falta de interés por los deshechos que creamos ya llego a un límite donde ya es imposible ignorarlo o taparnos los ojos a todas las estadísticas, noticias y alertas de expertos.

Llegamos a un limite al que nunca debimos haber llegado.

Imagen cortesía de eXXpedition / Lark Rise Pictures

Desde la industralización del plástico en los 1950s hemos creado 8.300 millones de toneladas métricas de plástico del cual el 91% no se ha reciclado. Solo en México, generamos 103 mil toneladas de basura por día. De todo el desperdicio de plástico, el 70% acaba en el océano o en vertederos donde tardan mas de 400 años en descomponerse mientras crean gases de efecto invernadero.

No solo eso, pero también existe un enorme problema con los micro plásticos. Estas fibras o partículas que a veces no se pueden distinguir con ojos humanos, son uno de los mayores retos en torno a la contaminación ambiental ya que son tan pequeños que es casi imposible retraer del agua.

Ahí te van algunos datos curiosos y francamente desgarradores sobre como nuestro consumo de plástico sin límite esta matando a la naturaleza.

#1

25 billones de macro y 51 billones de micro-plásticos ensucian nuestros océanos. De eso, 269,000 toneladas flotan en la superficie. Este es el equivalente de 1345 ballenas azules y 500 veces el número de estrellas en nuestra galaxia.

La verdad noticias

# 2

Alrededor de 8 millones de toneladas métricas de plástico son arrojadas al océano anualmente. De ellos, 236,000 toneladas son micro-plásticos, pequeñas partículas de plástico descompuesto más pequeñas que la uña del dedo meñique.

National Geographic

# 3

Hay cinco parches masivos de plástico en los océanos de todo el mundo. Estas concentraciones de plásticos cubren grandes franjas del océano; el que está entre California y Hawai (Great Pacific Garbage Patch), es del tamaño de Texas.

National Geographic

# 4

Cada minuto, un camión de basura de plástico se vierte en nuestros océanos.

# 5

Para 2050 habrá más plástico en los océanos que peces, en peso.

# 6

El plástico se encuentra en el océano hasta 11 km de profundidad, lo que significa que las fibras sintéticas han contaminado incluso los lugares más remotos del planeta.

# 7

Muchos organismos marinos no pueden distinguir el plásticos de los alimentos. Cuando comen plástico a menudo mueren de hambre porque no pueden digerir el plástico y esto les llena el estómago, evitando que coman alimentos reales. 

# 8

Muchos peces que consumimos los humanos, han ingerido en algún momento microfibras de plástico.

Medical News

¿Por qué los océanos son tan importantes?

  1. El océano produce más oxígeno que el Amazonas, en realidad produce el 70% del oxígeno que respiramos.
  2. El océano regula el clima de la tierra. Este absorbe el calor y transporta agua tibia desde la mitad de la tierra  a los polos, y agua fría de los polos a los trópicos. Sin estas corrientes, el clima sería extremo en algunas regiones, y menos lugares serían habitables.
  3. Es una fuente importante de alimentación. El océano es la fuente número uno de proteína para más de mil millones de personas.
  4. Muchos animales dependen y viven en el océano, es el hogar de la mayor abundancia de vida en nuestro planeta.
Shutter Stock

Emprendimientos que te pueden ayudar a cambiar tus hábitos de consumo a favor del planeta:

Cíclica

Fundado por emprendedor mexicano, Victor Figueroa, Cíclica es el primer movimiento educativo en sustentabilidad en México enfocado a la reducción del impacto en la huella ambiental a través de la transformación de hábitos.

Conscientes de la problemática medio-ambiental global y convencidos de la necesidad de cambiar la mentalidad y la conducta humana, para preservar la vida en la Tierra, buscan transformar la conducta de las generaciones presentes para a restablecer el ciclo natural de la vida.

Te recomendamos unirte a su iniciativa del 50ton dónde, junto con su comunidad de escuelas Cíclica, buscan ser agentes de cambio activos limpiando areas naturales de México.

Bioletah Academia Natural

Siendo uno de los sectores de más rápido crecimiento, la industria de la belleza genera 120 mil millones de envases de plástico cada año además de el uso excesivo de químicos tóxicos que acaban en el mar destruyendo ecosistemas. Bioletah ofrece talleres de cosmética natural con el objetivo de reducir el uso de químicos, plásticos y deshechos tóxicos. Es una gran alternativa para que aprendas como crear tu propio eco maquillaje y aumentes tu concientización de los ingredientes que utilizas todos los días.

Es de suma importancia que reduzcamos nuestro consumo de plástico de un solo uso ya que la gran mayoría de veces este termina en el océano. El reciclaje también es una gran forma de contribuir ya que de esa forma evitamos que el plástico termine en el océano y vuelva a ser reutilizado correctamente.  Nuestros océanos son el corazón del planeta, nuestra vida depende de ellos. ¡Salvemoslo! 

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.